Etiquetado: elecciones

Champaña de Arenas, 2012

Un poco más y en las elecciones de Andalucía hace falta la foto finish.

Menudo patinazo el del Partido Popular que, fiándose del único sondeo de las jornadas electorales, realizado por Canal Sur, ya celebraba su victoria aplastante por mayoría absoluta. ¡OWNED! Y sí, ganó, pero de nada le sirve, porque aunque Javier Arenas resaltaba su victoria, la primera del PP en la comunidad andaluza, es la izquierda la que ha resultado ganadora dividiendo sus votos entre el PSOE e IU.

Así que he aquí un viejo truco del que en Navidades todo el mundo echa mano.

Tras los resultados, Javier Arenas se quiso dar un baño de masas desde el balcón, que se quedó en un baño de masilla de poliester viendo la escasa cantidad de gente que le jaleaba desde la calle. Le acompañaban el ministro de economía Cristóbal Montoro y la ministra de trabajo Fátima Báñez, quien no paraba de sonreir convirtiéndose en la más hooligan de todos los afiliados presentes, susurrando de vez en cuando un “muy bien” a su, de nuevo, derrotado compañero. En cambio Montoro, más realista incapaz de sostener durante tanto tiempo la sonrisa forzada de Báñez, mantuvo un reflexivo y evidente gesto de preocupación. Tan evidente que hasta su presencia ha sido eliminada en el vídeo subido a Youtube por el Partido Popular. Aunque todo sea dicho, no me queda claro si lo han eliminado del encuadre por ese motivo, o por feo.

 

 

Por cierto, si todo va bien, esta será mi primera viñeta publicada en la edición digital del diario Levante.

 

Ahora todo irá bien

 

 

Parado, ¿ya ha conseguido trabajo? ¿No? Qué raro… Infojobs se está quedando sin usuarios y la oficina de trabajo temporal de aquí abajo ha cerrado y ahora es una tienda de abalorios.

 

Ah, y recuerden. Intenten no ponerse enfermos al menos durante los próximos 4 años.

 

13,8 puntos

Ya se encargó el Presi de recordarnos el pasado deportista de Alfredo Pérez Rubalcaba, joven velocista que reocrría 100 metros lisos en 11,2 segundos. Claro que, según las últimas encuestas más vale contar con un corredor de fondo que con un esprínter.

Sólo puede quedar uno

Que no se diga que las reivindicaciones promovidas por una “Democracia Real Ya” no han sido escuchadas por los políticos. ¿Había bipartidismo? ¡Pues bipartidismo a tomar por culo! Eso sí, no ha salido exactamente como queríamos… Ahora, prácticamente solo queda un partido. El de Gürtel.

Pero que no decaiga el ánimo. Esto no ha hecho más que empezar.

Campaña en Lorca

Si hay algo que les pirra a unos políticos en plenas elecciones, son las catástrofes  y tragedias. Acuden como moscas para luego etiquetarse en su Facebook.

Noticia.

No les votes

Lo siento, pero me chirría. De la misma manera que le chirría al personaje de la viñeta verse en la misma causa junto a ciudadanos tan distintos a él. Y es que esto de #nolesvotes no me acaba de convencer, me huele a chamusquina (qué bonita palabra).

Para empezar, situémonos. #Nolesvotes es una iniciativa surgida en Internet para castigar a los tres partidos principales del Parlamento por las antipopulares decisiones que tomaron durante los últimos meses, haciendo mención especial a la Ley Sinde. PP, PSOE y CiU son la diana de la iniciativa, que pide al ciudadano que se informe sobre el resto de alternativas políticas y huya de los principales partidos.

Quien reniegue de estos partidos y decida cambiar su voto tendrá a su alcance otras alternativas políticas, como es obvio. El votante socialista tiene un amplio listado de alternativas próximas a su idelogía, pero ¿y el votante popular? Es un dato objetivo que la derecha ha concentrado gran parte de su voto en el Partido Popular, y que tras estas iniciativas el votante conservador puede encontrarse con un abanico reducido de alternativas electorales. Esto sumado a la fidelidad del votante popular y que desde luego no va a cambiarse de acera, desde mi punto de vista, son condiciones que pueden incompatibilizarle con los intereses de la iniciativa #nolesvotes. Y es por eso por lo que me chirría, porque veo un voto progresista disperso frente a la contínua concentración del voto de derechas en un único partido, siendo éste uno de los que se pretende castigar, saliendo, por contra, beneficiado de todo este lío.

Pero bueno, no soy un analista político, y seguramente me equivoque. Se admiten opiniones, por supuesto 🙂