El cadáver junto a Diana Quer

DIANAQUER.jpg

Unos cuántos cientos de días dan para mucho. Más aún para la prensa. Semanas de elucubraciones, teorías, morbo y tertulianos ganándose la paga por destripar la vida de una inocente muchacha.

Ni su familia, ni su hermana, ni algún novio, ni conocidos, ni el perro del vecino tuvieron nada que ver con su muerte, por mucho que alimentaran minutos y minutos en la televisión para mantener la adicción de otros tan culpables como los medios: el público sin el cual un circo no puede mantenerse en pie.

Un violador. Un asesino que se cruzó en su camino. Nada más. Tan simple y crudo. Sin adornos. Sin conspiraciones ni tramas que continúen después de la publicidad.

Hoy han encontrado otro cadáver junto al de Diana Quer. El de la prensa española.

Uno de los dos volverá a levantarse.

Anuncios

Jonghyun y el Club de los 27

Hoy se ha suicidado un cantante de pop coreano. Un tal Jonghyun, miembro de un grupo llamado SHINee, a la edad de 27 años. Sí, 27.

27 años como Janis Joplin, Jimi Hendrix, Jim Morrison o Brian Jones, integrantes del fatídico ‘Club de los 27’ y fallecidos entre 1969 y 1971, al que en última instancia se unió Kurt Cobain, que se pegó un tiro en el 94.

Cuando un cantante muere a los 27 años siempre sale el mismo debate. ¿Entra a formar parte del “Club de los 27′? ¿Ha hecho méritos para posar junto a grandes mitos de la música? Por ejemplo, ¿los hizo Amy Winehouse? ¿Son iconos comparables?

Y esto nos lleva al bueno de Jonghyun y el k-pop.

Jim, Janis, Jimmy, Jones… Jonghyun.

Pobre chico. Alguien debió avisarle antes de quitarse la vida que no bastaba con haber cogido un micro y matarse a los 27 años para convertirse en leyenda.

jonghyun.jpg

Por cierto, ¿sabíais que cantaba “Y si fuera ella” en coreano? Y sí… Si Morrison hubiera cantado una versión de alguna canción de Alejandro Sanz probablemente no habría acabado siendo una leyenda.

Humor amenazado

Corren tiempos oscuros para el humor.

Periódicos que despiden viñetistas por no encuadrarse ante su línea editorial. Policías o asociaciones franquistas ofendiditos y sin un gramo de sentido del humor que arrastran al cómico hasta los juzgados. Tuiteros, raperos o titiriteros cercados por unos límites que sólo existen en la mente del censor. Y luego, por supuesto, los flagrantes ataques a la libertad de expresión más allá de nuestras fronteras que llevan a humoristas gráficos directamente a la sombra de unas rejas.

Por todo ello, cientos de humoristas hemos firmado este manifiesto. Porque no vamos a seguir soportando que el humor siga siendo amenazado.

HUMORAMENAZADO.jpg

Made in China

Eso que estás leyendo la prensa china y de pronto te encuentras con un dibujo tuyo en el editorial, publicado sin permiso. Mucho morro los señores de El Mandarín.

Al menos no lo firma “Zalasar

22815247_10155844622559592_1796013751500485284_n.jpg