La revista de Al Ataque

A continuación un hilo de Twitter dedicado a la revista de los años 90 “Al Ataque”, que influyó enormemente en el humorista gráfico que soy ahora:

Anuncios

Dos Tercios (por favor)

Hoy arranca una pequeña aventura junto a mi socio Sixto X. García.

53043114_10161626538485392_9164328623220457472_n.jpg

DOS TERCIOS (POR FAVOR), nuestro nuevo podcast en Plaza Radio, emite su primer capítulo:

En España hay más de 600 personas llamadas Shakira, más de 100 Rihannas, 318 Justins o más de 50 Daenerys. Los ídolos de la cultura popular señalan el camino a la hora de bautizar un bebé dejando en el olvido a los Romualdos, Agripinas y Anicetos. 


Ahora, os digo una cosa, el día que un Gumersindo gane Operación Triunfo os vais a cagar.

Podéis escucharlo aquí.

8-imageList-2019_02_28-Te_llamare_Britney_DOS_TERCIOS_001__TE_LLAMAREMOS_BRITNEY_NoticiaAmpliada.jpg

Nuevo diccionario fallero

Puede que ya sepáis lo que es la MASCLETÀ, la CREMÀ, la PLANTÀ o la CRIDÀ (cuando lo de Rita y el “caloret”). Pero, ¿sabes qué es la EMPERIFOLLÀ, la INSULTÀ o la ESCAMPÀ? Se acercan las Fallas y es hora de actualizar el glosario de términos falleros.

Como todos sabéis, LA DESPERTÀ consiste en lanzar petardos a las ocho de la mañana, u otra hora poco razonable para detonar explosivos, mientras los vecinos están todavía en la fase profunda de su sueño.

Por ello no es de extrañar que de inmediato se celebre LA INSULTÀ, o el acto en el que el vecino se asoma desde su balcón para cagarse en el saco de mierda que ha lanzado el puto masclet del quince a escasos metros de su casa.

También sabréis que LA CREMÀ es el tradicional momento que pone fin a la festividad fallera con la quema de los numerosos monumentos repartidos por la ciudad.

No tan conocida es LA CONTAMINÀ, o el envío a la capa de ozono de todo el humo negro procedente de la quema de dichas figuras. ¡Chúpate esa medioambiente!

LA CAGALERÀ: Acción que se celebra entre dos contenedores o en un callejón tras comer buñuelos procedentes de churrerías que no cambian el aceite de freír en todo el mes.

LA EMPODERÀ: Momento en el que la Policía Local cede el control de la ciudad a los falleros.

fallera.jpg

LA MANCÀ: Primera separación de la temporada de los dedos de la mano de algún inútil tras la explosión de un petardo.

LA ESCAMPÀ: Trayecto desde Valencia a cualquier otra parte del planeta realizado por vecinos valencianos y valencianas en plena semana fallera.

cnvrtble.gif

LA VOLTEJÀ: Tradicional paseo en coche intentando llegar a casa o al trabajo sorteando todas las calles cortadas tras la instalación de casales y monumentos falleros.

LA ETILICÀ: Tradicional visita a urgencias tras excesiva ingesta de cassalla.

LA LLORICÀ: Extraña posesión plañidera que experimentan las falleras y los falleros en el momento en el que se encuentran con la imagen de la Virgen de los Desamparados.

LA ASFIXIÀ: Obstrucción de las vías respiratorias producida al introducirse en el centro de la Mascletà de cualquier domingo.

LA REGUERÀ: Lluvias torrenciales en plena semana fallera. Todo a tomar por culo. Repartiendo alegrías y lamentos a partes iguales.

LA TRAUMÀ: El movidón psicológico que va a pillar tu mascota cuando oiga cada cinco segundos una explosión en la calle.

Captura de pantalla 2018-03-12 a las 20.56.30.png

LA PUDORÀ: Momento en el que Valencia comienza a adquirir una olor a orina, vómito y pólvora.

LA EMPERIFOLLÀ: Arreglarse como si te fueras a la discoteca, pero a mediodía para ir a la Mascletà

LA REPLEGÀ (Aviso a los no valencianos: ESTA EXISTE AUNQUE PAREZCA MENTIRA): Recorrido que realizan los falleros y falleras, casa por casa, pidiendo dinero a los vecinos para financiar sus borracheras y fiestas y así no dejarles pegar ojo ni una sola noche.

 

El cadáver junto a Diana Quer

DIANAQUER.jpg

Unos cuántos cientos de días dan para mucho. Más aún para la prensa. Semanas de elucubraciones, teorías, morbo y tertulianos ganándose la paga por destripar la vida de una inocente muchacha.

Ni su familia, ni su hermana, ni algún novio, ni conocidos, ni el perro del vecino tuvieron nada que ver con su muerte, por mucho que alimentaran minutos y minutos en la televisión para mantener la adicción de otros tan culpables como los medios: el público sin el cual un circo no puede mantenerse en pie.

Un violador. Un asesino que se cruzó en su camino. Nada más. Tan simple y crudo. Sin adornos. Sin conspiraciones ni tramas que continúen después de la publicidad.

Hoy han encontrado otro cadáver junto al de Diana Quer. El de la prensa española.

Uno de los dos volverá a levantarse.