Etiquetado: oscars

Lo que no se vió en los Oscar y James Franco no se atrevió a twittear

Sí sí, señora… Con eso de los 10 segundos de retardo en la retransmisión de la ceremonia seguro que algo nos quedó por ver. Fijo que Jimmy Jump está en el nuevo y secreto Guantánamo. No digo más.

Como todos los años, un servidor no se pierde la ceremonia de entrega de los Oscar. Es el punto “Sávame Deluxe” que tengo, mire usted, no lo voy a negar, me encanta ver desfilar al famoseo hollywoodiense por la alfombra roja, y luego disfrutar de una gala en la que no entiendo ni la mitad de los chistes. Este año fue lineal, previsible y aburrida… y aunque Hugh Jackman lo bordó el año pasado, desde que no se encarga Billy Crystal de presentar los Oscar, ya no es lo mismo. Para la 83º Ceremonia, la Academia optó por James Franco y Anne Hathaway como presentadores. Ella muy mona, él muy friki. Lo más destacable de la gala fue precisamente descubrir a ese encantador James Franco (del que si fuera yo una quinceañera tendría un poster gigante colgado en mi habitación) twitteando sin parar, hasta sobre el escenario, para conseguir ese toque 2.0 que exigía la Academia para este año. No desfasó demasiado, pero vale la pena ver la galería de vídeos e imágenes que fue colgando durante toda la madrugada.

Aunque la gala fue un rollo se me hizo mucho más entretenida no sólo gracias a los tweets de Franco (joder, qué escalofrío me ha venido de pronto) sino a los del resto de usuarios de mi timeline, en especial @lojoquetecojo, con el que me pude reir bien a gusto.

Enterrado

Pero mira que hay que ser tonto.

“Enterrado” (Buried), la película del español Rodrigo Cortés puede quedarse fuera de las nominaciones a los Oscar, por culpa del guionista Chris Sparling, que ha tenido la brillante idea de intentar persuadir al jurado pidiendo el voto para su película, y según las normas de la Academia, eso no se puede hacer.

El año pasado ya hubo lío con el productor de “En tierra hostil” y su campaña de desprestigio hacia Avatar. El castigo fue privarle de asistir a la ceremonia, pero la película, al final, se llevó el gran premio.

La noticia.

Hablando de Oscars. Hace nos días fui a ver “El discurso del Rey”. No tiene nada que ver con el discurso al que estamos acostumbrados en Navidad. De hecho aprovecho para recomendarla, así porque me da la gana, y poder disfrutar de un gran Colin Firth (es una película histórica, así que después de verla vale la pena echar un ojo en youtube a los discursos de Jorge VI).

He dicho.