Los animales NO tienen derechos

 

 

Corren tiempos en los que cualquier intervención pública de cualquier político es presa de las críticas de un enfurecido pueblo aunque se quede en lo más superficial de un titular de 140 carácteres. Y es comprensible, tal y como está el patio.

Uno de los últimos en recibir leña ha sido el diputado de UPyD, Toni Cantó, que tras su última intervención en el Congreso de los Diputados, ha recibido más collejas que todas las que Amparo Baró le propinaba en 7 vidas.

En el debate en el pleno del Congreso de la tramitación de la ILP que propone declarar las corridas de toros Bien de Interés Cultural, el diputado y actor, afirmó que “Ni los toros ni el resto de los animales tienen el derecho a la libertad y el derecho a la vida”. Toma ya. Carne de cañón para twitter. [Crucifixion]

Más allá de la postura de su partido frente a los temas taurinos, la afirmación de Cantó se extendió por las redes provocando una múltiple lapidación del diputado. Toni Cantó no es santo de mi devoción, y menos todavía su partido, pero he dereconocer que que tenía razón. Los animales no tienen derechos.

Cantó citó las palabras del filósofo, y compañero de partido, Fernando Savater, quien ya afirmó que los animales no tienen derechos ni obligaciones, sino que son los seres humanos quienes tienen obligaciones para con los animales. [Ver] Y es tan evidente la coherencia de estas palabras como lo es que el derecho no es una cualidad innata en los seres vivos, sino una creación humana fruto de un proceso racional colectivo del que los animales, evidentemente, carecen. ¿Los animales tienen derecho a la vida? Evidentemente no. Pero eso no quiere decir que les deseemos la muerte o que abandonemos las tareas de protección sobre la fauna y las especies protegidas. Simplemente, los animales no tienen la capacidad de ejercer sus derechos por sí mismos. Los seres humanos, sí. Podemos ejercer nuestro derecho a la vida y a la libertad mediante leyes, sentido común y respeto, factores inexistentes en la vida animal, pues no me imagino a una gacela reclamándole a un león su derecho a la vida en plena sabana africana.

La RAE, para aquellos que justifican la verdad en función de la etimología, afirma que un derecho es la “facultad del ser humano para hacer legítimamente lo que conduce a los fines de su vida”, o el “conjunto de principios y normas, expresivos de una idea de justicia y de orden, que regulan las relaciones humanas en toda sociedad y cuya observancia puede ser impuesta de manera coactiva”.

Así pues, hasta que llegue el momento en el que los animales sean capaces de gestionar sus derechos y sus obligaciones, serán los seres humanos quienes se responsabilicen de sus propios actos para con los animales, a partir de los principios éticos y morales que, teóricamente, nos caracterizan como seres civilizados, porque el debate no es si los animales tienen o no derechos, sino cuáles son nuestras obligaciones hacia ellos. Y cualquier discusión enfocada a la desequilibrada relación entre el ser humano y los animales no debe estar enfocada a partir de unos derechos inexistentes en la fauna, sino a partir de la evaluación de la necesidad que tenemos de ejercer determinados poderes sobre la especie animal, basándonos en, precisamente, aquellos valores que nos diferencia de los animales: el sentido común y el control de la crueldad.

No se trata de respetar sus derechos, se trata de respetar nuestra condición humana. Respetarnos a nosotros mismos.

 

Anuncios

  1. Ingrid

    Como si faltasen más payasos, idiotas, ignorantes, paletos, etc. Me dejas sin palabras, la prueba definitiva no todos somos racionales.

  2. Antonio

    Basura especista. No has aportado ningún dato o hecho que demuestre que las personas somos superiores al resto de los animales (aunque no hace falta que lo busques porque no lo hay). Un perro, un grillo, tu y yo tenemos el mismo derecho a vivir y a ser libres.

    • Raúl Salazar

      Efectivamente, no somos superiores a los animales.
      Pero por otra parte los animales no tienen derechos. Nosotros somos los que tenemos el deber de respetarlos porque así lo hemos acordado. Una cosa no es igual a la otra.

      De todos modos has empezado mal tu comentario insultándome. Eso ya te hace perder toda capacidad de debate.

      Tómate una tila.

  3. Xabi

    Sí, pero este habla de leones y gacelas. Animales que no pertenecen a nuestra sociedad, sino a otras sociedades.

    Hay animales que pertenecen a la sociedad, desde tiempos inmemoriales. De hecho, su pertenencia a nuestra sociedad forma parte de nuestro propio desarrollo. Hablo de animales como los perros.

    Los perros sí que muestran respeto a determinadas leyes, por ejemplo. Son inteligentes y aprenden códigos morales impuestos por el dueño. Diferencian entre nuestro bien y nuestro mal. Muestran afecto, se arrepienten… Y sólo es un ejemplo de animal perteneciente a nuestra sociedad.

    Así que este artículo es falaz, por generalizar el caso de los animales. Por hablar de animales que no pertenecen a la sociedad. Porque los animales salvajes son completamente libres y no tienen que acogerse a ningún derecho. Así como si a tí te devora un león en la sabana por ser imprudente no puedes reclamarle nada, ni denunciar al león… Si un perro te mata, éste es sacrificado. Entonces ¿Acaso el perro no tiene el deber de no matarte?¿Acaso no cumple una condena por matarte?

    Que la ley sea injusta o incompleta, no quiere decir que debiera serlo, naturalistamente. Aunque positivistamente no lo sea.

  4. Paula

    Suscribo palabra por palabra. Además, viendo algunos comentarios no me extraña el revuelo que se ha montado… Como le gusta a la gente sacar de contexto, tergiversar, y mezclar churras con merinas. No os echéis las manos a la cabeza tan deprisa y dejad de buscarle tres pies al gato, que aquí nadie ha dicho nada en contra del respeto a la vida animal (quede claro que lo que dijo el actorcillo metido a político no entra dentro de “aquí”). Se puede estar de acuerdo o no con el susodicho, pero lo curioso es lo que disfruta la gente poniendo palabras en boca de otros para estar en desacuerdo con algo que en efecto, no han dicho.

  5. Albert Carreras

    Savater aduce que la falta de libre albedrío y incapacidad para discernir el bién del mal nos exime de responsabilidades morales respeto a los animales, sin aportar ninguna prueba a favor, tan solo sus santos huevos.
    Al mismo tiempo afirmas: “serán los seres humanos quienes se responsabilicen de sus propios actos para con los animales, a partir de los principios éticos y morales que, teóricamente, nos caracterizan como seres civilizados”.
    Lo encuentro bastante contradictorio.

  6. sgsdfg

    “el derecho no es una cualidad innata en los seres vivos, sino una creación humana fruto de un proceso racional colectivo del que los animales, evidentemente, carecen.”

    Como también carecen de ello millones de humanos, y a nadie se le ocurriría negarle los derechos por esa razón.

    Siguiendo el mismo razonamiento y llevándolo a otro punto, se podría decir que los derechos humanos son una creación de las civilizaciones occidentales (etc.), y que por lo tanto los individuos de las civilizaciones donde no existen los derechos humanos, no tienen derechos. Así que podríamos desembarcar en Indonesia y esclavizar a los indígenas, ya que a la práctica, están más cerca de los demás animales que de nosotros los civilizados. O podríamos capturar alguno de esos niños salvajes, sin lenguaje, sin razonamiento como el nuestro y sin moral, y como no puede entender el concepto de derecho, o justicia, pues nada, esclavizarlo a él también. Pero ah! Como tienen ADN humano, entonces el derecho ya no es algo que necesites entender para tener, ni que los demás decidan si darte o quitarte, sino algo inherente a los humanos. Vamos, discriminación pura y dura, a los demás animales se les exige lo que a los humanos no, simplemente porque pertenecen a otra especie: http://es.wikipedia.org/wiki/Especismo

    Por cierto, el argumento de los casos marginales derrumba cualquier intento de discriminar a los demás animales, negándoles sus derechos. Este argumento sostiene que siempre existirán humanos que no cumplan con las características o relaciones que se exigen a los demás animales para poder tener derechos, pero que aún así respetamos los derechos de esos humanos. Si esta misma lógica no se aplica a los animales de las demás especes, es por una discriminación arbitraria (especismo antropocentrista).

  7. Juan Carlos

    “hasta que llegue el momento en el que los animales sean capaces de gestionar sus derechos y sus obligaciones”

    Es decir, que si no puedes gestionar tus derechos y tener obligaciones, ¿no tienes derechos?

    De ser así, estaría justificado asesinar y secuestrar a un gran montón de humanos.

    La argumentación que utiliza Toni se derrumba al considerar a todos esos humanos que no tienen obligaciones -y no son pocos-, ni capacidad de decisión o hacer juicios morales pero que sí tienen el derecho a la vida y a la libertad. El derecho nace de la necesidad de proteger los intereses del individo, nada más. Los derechos son inherentes al individuo. La capacidad para diferenciar entre lo que está bien o lo que está mal, el grado de raciocinio y todas las cualidades del estilo son moralmente irrelevantes en este debate. La idea de que solo merecen respeto quienes pueden respetarnos a nosotros (y, haciendo una excepción, los que no pueden tener obligaciones pero forman parte de nuestro círculo de seres queridos) es una patochada egocentrista.

    Puesto que los demás animales también tienen intereses, tan importantes para ellos como para nosotros los nuestros (interés por conservar la vida, por evitar el sufrimiento, etc.), la justicia reclama igual respeto por sus intereses que el que exigimos para los nuestros, y la parcialidad pide desprecio e indiferencia hacia los intereses de quienes son distintos a los que pertenecen al grupo poderoso y considerado “superior”, y aquí no importa que los discriminados sean de otra raza, otro sexo u otra especie, es igual de arbitrario.

    • Raúl Salazar

      No, si no eres consciente de que tienes derechos, no puedes defenderlos. El ser humano, como colectivo, defiende sus derechos, incluyendo los derechos de aquellos miembros de su colectivo humano que no son conscientes de ellos, como los niños o personas con graves discapacidades. La única manera que tiene un animal de defender su derecho a la vida es corriendo más que el otro o matándolo antes. El ser humano se impone la obligación de proteger a los animales y de cuidar su entorno. El dilema está en cuándo dejamos de protegerlos y cuáles son los límites de ese pacto moral.

      No entiendo a qué “gran montón de humanos” te refieres. La Declaración de Derechos Humanos engloba a todos los seres humanos. Con la capacidad de gestionar los derechos y obligaciones me refiero, precisamente, a ese tipo de declaraciones internacionales. Otra cosa es que en algunos países se la pasen por el forro, incluyendo España. Pero esa, es otra batalla, ¿no?

  8. Diego

    Los menores de edad tampoco tienen “obligaciones” y sin embargo nadie negaría sus derechos. El Rey es “inviolable”, y tiene más derechos que nadie. Los políticos tienen obligaciones que no cumplen -son irresponsables- y gozan de todos los derechos existentes y por haber. Cantó que vuelva al circo.

    • Raúl Salazar

      Los menores forman parte de un colectivo humano, que es el que tiene derechos y obligaciones. Obviamente no hablamos del ser humano como individuo, sino como colectivo. Lo del Rey es otro debate, en el que no tengo ninguna duda de que estaremos en el mismo bando. Y los políticos… en fin… ¿qué decir? La ley debería estar para algo.

  9. Pingback: Los animales NO tienen derechos
  10. Michael

    Controvertida opinión, te pueden llover ostias hasta en el cielo de la boca
    Retratas en el cuadro una alusión al arte rupestre, en un periodo en el que se cazaba animales principalmente para alimentarse, ya que no había supermercados en los que comprar latas de fabadas.
    El contexto en el que este hombre soltó la frase, es la aceptación de la matanza pública de animales como elemento de diversión, y de cultura, y de un negocio que mueve millones de euros.
    En mi caso no es la cultura que querría asociar con mi país, hacer una fiesta del sacrificio de animales no me parece un síntoma de sociedad avanzada en la época en la que estamos

    • Raúl Salazar

      El tema de la tauromaquia lo dejo aparte. Saben quienes me conocen que preferiría empalar a los toreros. La opinión hace referencia a las críticas que han aflorado por la afirmación de que “los animales no tienen derechos”. Fuera del contexto taurino, también habrían saltado las alarmas de los defensores de los animales.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s