Cortarrollos en San Fermín

por Raúl Salazar

Lo sé, lo sé… No hace falta que me lo digáis.

Este “chiste” va dedicado a la señorita Sara, por haber gestado, en parte, el mismo.