Feliz como un niño con zapatos nuevos

por Raúl Salazar